El Documento del Mes – Junio 2021 –

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
twitear
Share on whatsapp
Enviar

El Saco de Orihuela (1521), profanación del Santísimo y milagro eucarístico en la Catedral de Orihuela.

En el verano de 1521, en el contexto de la Guerra de las Germanías, el Marqués de los Vélez entró en la ciudad de Orihuela y la saqueó durante un mes. Sus soldados cogieron Hostias consagradas de la Catedral y, arrojándolas al suelo, las pisotearon. Cuando el sacristán mayor y algunos capellanes pudieron volver para recogerlas, vieron que una luminaria estuvo ardiendo todo el tiempo sin aceite. Al dejarlas en su sitio, la luminaria se apagó y los canónigos registraron ante notario el milagro.

«[…] Tomaron muchas de las dichas formas consagradas del cuerpo de Jesucristo que habían cogido del sagrario de dicha capilla y las lanzaron y arrojaron por tierra por enmedio de la dicha capilla y en el estercolero que habían hecho en esa capilla tomando esas y pisoteándolas con muy poco temor de nuestro señor Dios.

[…] y sabiendo las dichas cosas, el sacristán mayor y algunos capellanes de la dicha iglesia fueron y encontraron las dichas formas consagradas en la tierra y muchas de ellas hechas trozos y así, con la mayor reverencia que pudieron alzaron aquellas y las devolvieron a los dichos armarios que serían casi diez u once formas y así mismo encontraron que la luminaria que está continuamente quemando en la dicha capilla estaba seca y sin aceite ninguno. Y todo el tiempo que las dichas Hostias consagradas estuvieron en el suelo, quemó continuamente y  cuando las devolvieron a donde solían estar, la dicha luminaria se apaga y no quema más y así el dicho milagro por los dichos capellanes de la dicha iglesia me fueron dados ante el honor y discreción a Bernat Manresa, notario».

Azucena Cabrera Seva
Universidad de Alicante